fbpx

Estado de Alarma: ¿Qué ocurre con los viajes cancelados?

Por Marta Alcón

Tras el Estado de Alarma que estamos viviendo debido a la crisis sanitaria causada por la enfermedad del COVID-19 (Coronavirus) son muchas las dudas que se crean con respecto a nuestra vida laboral, social… Más aún si el período de tiempo se prolonga de forma notable. Es hora de cancelar los billetes y estancias de viajes que, al menos por ahora, no podrán realizarse a cambio de cuidar nuestra salud y la de los demás. Aunque hay una forma de no echar a perder ese viaje, y es que también existe la posibilidad de hacer un cambio en las fechas. Eso sí, puede tener algunas trabas ocultas a las que debemos anticiparnos.

Lo primero que vamos a ver es: qué podemos hacer cuando la compañía de viaje con la que hemos contratado lo cancela. Cada pasajero afectado tiene derecho a reembolso del valor del billete en un plazo de siete días. Esto no es algo que ocurra en cualquier entorno, sino que solo es válido para situaciones excepcionales, las cuales conllevan consecuencias diferentes, es decir, los pasajeros no tienen derecho a compensación, ya sea económica o de cualquier otro tipo. La explicación es sencilla: la cancelación es por una circunstancia ajena a la compañía de transporte.

Hay otra opción a la que podemos recurrir si es la empresa quien cancela el viaje, y es la de modificar la fecha del mismo. Pero aquí reside la traba oculta a la que antes nos referíamos, y es que puede ser que la compañía elija esos días. Por ejemplo, en vez de una estancia de dos días coincidiendo con fin de semana puede ser cambiada por días de diario, lo que hace bastante probable que muchos afectados no puedan o quieran escoger esa opción. La manera más acertada es anticiparnos a esa elección poniéndonos en contacto con la compañía en cuanto elijamos la opción más adecuada y similar a la inicial. Por eso, para que se de esta modificación se requiere la voluntad expresa del usuario.

En segundo lugar, si es el consumidor quien cancela el viaje por miedo a contagio aun pudiendo viajar tras el Estado de Alarma, debe fijarse en las condiciones de cancelación. En los viajes low cost no se suele devolver el precio del billete a no ser que sea por causa de fuerza mayor, algo obvio pero que aun así debe consultarse con la compañía. En cambio, si es una tarifa flexible no habrá problema, ya que se dan opción tanto a cambio de fechas como a reembolso del coste.

En estos casos pueden surgir problemas como que la empresa con quien contratamos el viaje no quiera reembolsarnos el valor del billete ni cambiar la fecha. Para ello hay que reclamar alegando de manera insistente que la cancelación en cuestión obedece a causas ajenas a nuestra voluntad; nos encontramos ante una epidemia mundial que nos impide predecir si la situación en el lugar de destino evolucionará a peor. Además también podemos recurrir a las causas personales, como convivir con personas de riesgo o estar en tratamiento por posible infección. Si no atienden la solicitud de cambio o cancelación incluso con los motivos anteriores, la solución es reclamar judicialmente (recuerda que si el importe es inferior a 2000 euros se podrá realizar sin abogado ni procurador, aunque siempre es recomendable la ayuda de un profesional para garantizar una buena solución y a nuestro favor).

En el caso de los billetes de tren, el 100% del importe de los mismos se reembolsará a todos los usuarios que iban a viajar desde el 9 de marzo, por lo que no hay problema alguno.

La última pregunta importante que se nos plantea es la de los viajes urgentes y/o necesarios, como por ejemplo, los sanitarios que viajan entre Comunidades Autónomas para prestar su colaboración en los lugares donde escasea su ayuda. El Centro o empresas (en casos distintos a los sanitarios) en el que trabajarán pueden proporcionarles una autorización para que viajen sin inconvenientes.

Para este tipo de desplazamientos sigue habiendo medios de transporte disponibles, quienes han reducido de forma drástica el número de viajes que suelen ofrecer, pero hay algunos inaplazables.

En cualquier caso, estamos ante una causa extraordinaria de imposible premonición, por lo que los consumidores, al menos en este campo, podemos estar tranquilos.

Marta Alcón

Asesora Jurídica Asociada

También te puede interesar:

Suscríbete a nuestro boletín

Si quieres estar al tanto de las novedades en materia laboral, fiscal, contable y legal.

Llámanos y te ayudaremos+34 913 14 90 16
+