fbpx

Homeopatía, una ‘estafa’ legal con consecuencias mortales

Desde abril, estos productos tienen que pasar controles de la AEMPS.

“Seamos claros: las pseudociencias matan. Y no solo eso, sino que son practicadas incluso por médicos colegiados y con el respaldo de los colegios de médicos. Han llevado a la muerte a miles de personas solo en nuestro país, y lo siguen haciendo”. Así de contundente comienza la carta abierta que 400 médicos han enviado a la nueva ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, para exigir mayor control o incluso prohibir las mal llamadas “terapias alternativas”, siendo la homeopatía la más extendida entre la población y, por tanto, la más peligrosa.

No es una exageración, hay muchos casos que atestiguan las consecuencias mortales que entrañan los métodos homeopáticos. Tal fue el caso de Rosa, una economista de 41 años que decidió tratarse un cáncer con homeopatía. Tres años más tarde, murió por abandonar su tratamiento convencional.

Este no es el único caso. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Yale publicado en el Journal of the American Medical Association Oncology alertó de que este tipo de terapias disparan el riesgo de muerte porque las personas que recibieron terapias complementarias para cánceres curables fueron más propensas a rechazar al menos un componente de su tratamiento convencional contra el cáncer. Según dicho estudio, el 34% de pacientes que complementa las terapias oncológicas con otras no demostradas acaba abandonando la quimioterapia, frente al 3,2% de quienes sólo se someten a las terapias científicas. Porcentajes que son aún más dramáticos en radioterapia: 53% de abandono entre los que siguen ambos métodos frente al 2,3% que sólo sigue los tratamientos convencionales.

¿Qué es exactamente la homeopatía?

El concepto de homeopatía fue desarrollado por el químico alemán Samuel Christian Hahnemann en 1808, quien aseguró que una sustancia que provoca determinados síntomas en una persona sana es capaz de curar los mismos síntomas o semejantes en una persona enferma.

Según señala la sociedad española de homeopatía (SEMH), se utiliza como método curativo para una amplia gama de enfermedades, desde infecciones de repetición (faringitis, amigdalitis, vegetaciones, otitis) o problemas digestivos hasta enfermedades graves y terminales como el cáncer. Además, “en las enfermedades crónicas en especial, la homeopatía puede ir más allá del control de los síntomas; ayuda al paciente restableciendo su equilibrio global natural”.

El medicamento homeopático se caracteriza por su método de fabricación que incluye dos etapas: la dilución de la sustancia original en agua destilada o alcohol y la agitación en serie. El problema viene a que, en la mayoría de ocasiones, la sustancia se ha disuelto tantas veces que termina por desparecer del resultado final, por lo que los supuestos beneficios que pudiese traer son nulos, tal y como alertan múltiples estudios científicos. Por ejemplo, el que realizó el Ministerio de Sanidad de Australia tras revisar 1.800 estudios científicos sobre homeopatía, de los cuales, solo 225 habían cumplían con los suficientes criterios de calidad científica como para ser considerados fiables. Por cierto, ni uno de esos 225 estudios aportaba evidencias rigurosas sobre que la homeopatía fuese un tratamiento eficaz para ningún problema de salud.

Ningún estudio aporta evidencias rigurosas de que la homeopatía sea un tratamiento eficaz

A pesar de estas y otras evidencias científicas apuntan que la homeopatía no es más que un simple placebo, según estimaciones del SEMH, en el mundo existen unos 300.000 médicos especializados en esta terapéutica y unos 400 millones de pacientes la han utilizado, en ocasiones, incluso recetada por médicos y farmacéuticos convencionales. >> ¿Tienes constancia de alguna negligencia médica? ¡Contáctanos!

Cifras que concuerdan con el documento de Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023, que asegura que «más de 100 millones de europeos utilizan actualmente la Medicina Tradicional Complementaria (MTC); una quinta parte de ellos recurre regularmente a MTC, y una proporción similar prefiere atención sanitaria que incluya la MTC. El número de usuarios de MTC es mucho mayor en África, Ásia, Áustralia y América del Norte«.

¿Por qué se permite legalmente?

Hasta ahora, los productos homeopáticos habían escapado a la regulación estatal debido al enorme volumen de dinero que mueve esta industria (con la multinacional francesa Boiron al frente); la gran implantación en países desarrollados, como Suiza; y el efecto placebo -en apariencia- no nocivo que se le atribuye.

Sin embargo, parece que, tras décadas haciendo la vista gorda, las autoridades han decidido tomar cartas en el asunto. Mientras que Reino Unido ya ha dejado de financiar estas terapias en la sanidad pública y Francia parece que va seguir el mismo camino, en nuestro país, varias comunidades han prohibido la promoción de estas terapias en los centros sanitarios, el Colegio de Médicos de Madrid ha censurado cualquier acto de esta índole y las universidades públicas ya han dejado de impartir en sus clases esta disciplina, como se hacía hasta hace poco.

¿Cuántos muertos más tienen que salir en los periódicos para que el gobierno actúe de forma contundente y clara?

Además, desde el pasado mes de abril, estos productos tendrán que pasar controles de seguridad y calidad de la Agencia Española del Medicamento (Aemps) para poder salir al mercado y deberán indicar, expresamente, que no tienen indicación terapéutica salvo que demuestren a la Aemps, previa evaluación científica, lo contrario. Paralelamente, según informa El País, el ministerio de Sanidad español remitió a comienzos de septiembre de este año a sus homólogos europeos un documento en el que se alerta de que etiquetar los productos homeopáticos como “medicamentos” incumple la directiva 2011/83 de la UE, la cual estipula que estos “deben poseer propiedades curativas o preventivas que deben constatarse a través de la evaluación científica”.

Medidas que la comunidad científica sigue considerando insuficientes. ¿Cuántos muertos más tienen que salir en los periódicos para que el gobierno actúe de forma contundente y clara?, se preguntan retóricamente los firmantes de la misiva y buena parte de la población.

Pide ayuda a nuestros expertos. Primera consulta gratuita.

1 + 6 = ?

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.

También te puede interesar:

Suscríbete a nuestro boletín

Si quieres estar al tanto de las novedades en materia laboral, fiscal, contable y legal.

Llámanos y te ayudaremos+34 913 14 90 16
+