fbpx

Todo lo que tienes que saber sobre el ‘impuesto a la muerte’

Muchos se preguntan por qué el impuesto de sucesiones es distinto en cada CCAA.

IMPUESTO de sucesiones

No todo lo que brilla en una herencia es oro. Entre los aspectos que suscitan más pánico entre los herederos figura hacer frente al  temido impuesto de sucesiones, también llamado ‘impuesto a la muerte’, un gravamen regulado por el estado, pero cuya gestión depende de las distintas comunidades autónomas. Esto ha originado que el importe a pagar por la herencia varíe enormemente según la autonomía en la que el fallecido haya residido durante los últimos cinco años.

Cómo se calcula el impuesto de sucesiones

En el impuesto se graban los bienes y derechos del causante (masa hereditaria bruta) a la que se le restan deudas, cargas y gastos deducibles, e igualmente tienen que computarse a la hora de liquidar el impuesto  las cantidades a percibir por los beneficiarios de los contratos de seguro de vida, que posteriormente se acumularán a la porción hereditaria y/o al legado, en caso de que el beneficiario fuese, además, heredero y/o legatario.

Se informará de las cantidades a percibir por el beneficiario, los demás datos solicitados que hacen referencia a la entidad aseguradora, a la póliza suscrita y el beneficiario.

Es posible que entre los bienes que forman parte de la herencia se incluya un seguro sobre la vida. Las entidades aseguradoras no permiten  cobrar ningún seguro si previamente no se justifica el pago del Impuesto sobre Sucesiones. Con el fin de poder agilizar el cobro del seguro, y que los interesados puedan disponer de ese dinero, podrá presentarse autoliquidación incluyendo sólo los seguros que se van a liquidar.

Posteriormente, y dentro del plazo de seis meses para la presentación del impuesto o del plazo correspondiente si se hubiese concedido prórroga, los interesados tendrán que liquidar el resto de los bienes, derechos y obligaciones del fallecido pudiendo optar por liquidación administrativa  o por autoliquidación. En la citada liquidación deberán incluirse  los seguros de vida que previamente se hubiesen autoliquidado.

Sobre la base imponible cada Comunidad Autónoma aplica las reducciones que haya aprobado.

Qué factores se tienen en cuenta para gravar

Suele depender de la relación del heredero o herederos con el fallecido. A grandes rasgos, hay 4 grupos:

  • Hijos menores de 21 años.

  • Cónyuges e hijos mayores de 21 años.

  • Hermanos y sobrinos

  • Primos y extraños a la familia.

Cómo se consiguen exenciones o bonificaciones

En este caso, también depende de la comunidad. En Andalucía, por ejemplo, el impuesto de sucesiones no se paga si se recibe una herencia por un importe igual o inferior al millón de euros.

En La Rioja esta exención se aplicará solo a una base imponible superior a 500.000 euros. Por debajo de este importe estará exento el 98%. En Cantabria, Madrid y Murcia, casi toda la herencia –un 99%– que se destine a cónyuges, descendientes o ascendientes estará exenta.

Ademas, luego hay otros baremos, como tener una discapacidad o menos de 21 años, que también pueden eximir según la comunidad.

Si sólo un 80 % de los herederos tienen que hacer frente a este impuesto, ¿cuál es el problema?

Según la plataforma Stop Impuesto de Sucesiones en los casos en los que sí se paga, la cifra por acceder a la herencia puede ser astronómica. Ponen el ejemplo de una persona de 30 años, soltera, que hereda de su padre bienes por 800.000 euros, de los que 200.000 euros corresponden a su vivienda. Mientras que en Andalucía, este heredero no debería pagar ni un euro a Hacienda por la sucesión, y en Canarias el recibo sería de apenas 134 euros, esta cifra ascendería a 155.393 euros en Aragón, la comunidad donde más se paga por este impuesto, seguida de Asturias (101.000 euros) y Castilla y León (81.018 euros).

¿Es mejor donar en vida?

Suele ser más beneficioso, sobre todo si se trata de un patrimonio muy elevado, pero no hay que olvidar que la donación de bienes inmuebles es más cara que la sucesión. Estas donaciones entre vivos tienen también su lado negativo, ya que pueden ser impugnadas tras la muerte por alguno de los herederos forzosos.

Ninguno podrá dar ni recibir, por vía de donación, más de lo que pueda dar o recibir por testamento. La donación será inoficiosa en todo lo que exceda de esta medida. Por tanto, si sólo puede recibir su parte de tercio de legítima estricta, el resto será inoficioso y en consecuencia deberá reducirse en cuanto al exceso. Las donaciones que sean inoficiosas computado el valor líquido de los bienes del donante al tiempo de su muerte, deberán ser reducidas en cuanto al exceso; pero esta reducción no impide para que tengan efecto durante la vida del donante y para que el donatario haga suyos los frutos.

¿Cuánto recauda el Estado con este impuesto?

Se calcula que con la recaudación de este impuesto se obtiene el 0,2% del PIB del Estado y el 1% de la recaudación de las comunidades, similar a lo que se recauda en Alemania Reino Unido. Ahora bien, hay 15 países europeos no recaudan nada a través de este tipo de gravámenes.

¿Tiene que ver con el impuesto de sucesiones que cada vez se rechacen más herencias?

En tan sólo 10 años, se ha pasado de rechazar anualmente cerca de 10.000 herencias a rechazar casi 40.000, lo que representa un 10 por ciento del total. Aunque el impuesto de sucesiones es un factor a tener en cuenta, el motivo de mayor peso no es este, sino que cada vez las herencias presentan un pasivo más elevado que su activo por lo que a los herederos no les sale rentable aceptarlo. También influye propiedades hipotecadas cuyo valor se ha depreciado y préstamos o créditos a deber.

En el siguiente video hacemos un análisis irónico sobre el Impuesto de Sucesiones

Pide ayuda a nuestros expertos. Primera consulta gratuita.

1 + 5 = ?

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.

También te puede interesar:

Suscríbete a nuestro boletín

Si quieres estar al tanto de las novedades en materia laboral, fiscal, contable y legal.

Llámanos y te ayudaremos+34 913 14 90 16
+